El avance del narcotráfico organizado se ha convertido en uno de los dramas que recorren de un extremo a otro el territorio nacional. Como víctimas de adicciones o como mano de obra barata (arriesgando la vida por unos pesos) de las redes narcos, los jóvenes somos los principales afectados por este flagelo que no para de crecer.

Categories: Notas de Opinión