Durante meses y meses los argentinos asistimos impávidos a la discusión entre el gobierno y le Grupo Clarín. Leí hace unos días un artículo de Martín Caparrós que recordaba algunas cosas a tener en cuenta. Por ejemplo cuando Néstor Kirchner autorizó la fusión de Cablevisión y Multicanal, que permitió al grupo quedarse con el 80 por ciento del mercado. Casi no se hablo de la ley 25.750, la llamada “Ley Clarín”, de junio de 2003, sobre “Preservación de Bienes y Patrimonios Culturales”, que los salvó de caer en manos de sus acreedores extranjeros: que les salvó la vida.

Eran los tiempos de amor entre el kirchnerismo y el Grupo Clarín (la única “corpo” que reconoce el gobierno). Luego vinieron, con la gran pelea, las diferencias “ideológicas” por el negocio de la sola, el de la telefonía, etc. Lo cierto es que estuvimos todos en el medio de esta pelea. Ahora se termina la pelea dentro de dos días y también se terminan las excusas tanto del gobierno como del grupo.

Que la democracia se debía una verdadera ley de medios es una realidad, pero que la misma sea el producto de un enfrentamiento por intereses que nada tiene que ver con la verdadera libertad de prensa o los verdaderos problemas de la gente realmente, da pena.

El 8 D ¿quién va hacer el enemigo?

Sra. Presidenta los verdaderos enemigos que tenemos los argentinos no son los medios de comunicación por mas que en varias oportunidades nos da bronca la forma en la que nos informan o nos desinforman que es peor aun, por ejemplo todo el arco opositor presento durante este año mas 600 proyecto casi nuca lo informaron, o la cantidad de propuesta que estamos haciendo desde nuestro partido y casi no tiene cobertura, lo que se dice siempre es que no hay oposición y es injusto porque no se informa al pueblo que un montón de diputados de toda la oposición trabajan y mucho y la realidad marca que el oficialismo nunca permite que se traten en comisión estos proyectos.

Sra. Presidenta: la falta de políticas de Estado para terminar con la exclusión social, las verdaderas corporaciones que no tienen limites en el vaciamiento de nuestros recursos naturales, la falta de impuestos a la renta financiera, eliminar el impuesto a los trabajadores, la corrupción, la inseguridad, etc. son los verdaderos problemas que tenemos. Y ni hablar de la situación de nuestros abuelos que reclaman el 82% móvil, inician juicios justos y son comparados con los fondos buitres, De terror.

En definitiva, Sra. Presidente: el 8D ¿a quien va a elegir como enemigo?

Categorias: Notas de Opinión

Deja tu Comentario